Marketing de colectivos desfavorecidos: el caso de El Corazón de Arlene

 In Branding, Comunicación y Marketing

Estamos acostumbrados a ver la ilustración en marketing en productos como cartelería de cine y empresas con campañas muy visuales y promoción de artículos como los cómics y las novelas gráficas. A la vez, en estos tiempos que corren de robos de datos, micronichos, feminismo, cambios políticos y discusiones ideológicas en Twitter, existen vertientes llenas de positividad y amor que promueven el apoyo y la colaboración por encima de la competitividad y la separación de grupos sociales o culturales. Lo logran sin hacer demasiado ruido, predicando con el ejemplo más que con las palabras, y por ello requieren una mención especial en el manual de buenas prácticas no-tradicionales del buen emprendedor.

El Corazón de Arlene, la promoción de valores poco comerciales

 

El Corazón de Arlene es una historia contada en clave metafórica sobre una niña que muere de cáncer de mama. Tras su muerte, comienza a viajar, en forma de muñeca, buscando su corazón para poder sentirse plena y pasar al otro lado. Perder un pecho supone un gran estigma para las gran mayoría de mujeres y, en este caso, se suma la angustia de haber perdido la vida. La historia, enmarcada en un crossroad o viaje iniciático de evolución espiritual, discurre entre distintos tipos de personajes que también han sufrido discriminación y rechazo por parte de la sociedad.

 

Si bien la historia es atípica en la literatura tradicional, nos muestra cómo un medio no utilizado para promover la sensibilización con colectivos puede ser una herramienta más para lograrlo. Victoria Francés, que firma esta obra, envía un mensaje de apoyo a todos los afectados por situaciones tan duras como la de su protagonista, y convierte así su arte en una en un producto orientado a un micronicho cada vez con más presencia social, al tiempo que visibiliza colectivos poco visibles para la sociedad mayoritaria.

 

¿Es relevante un producto con tan poca demanda destinado a un nicho pequeño?

 

La respuesta más sensata parece ser un rotundo “no” pero, como suele pasar, la práctica suele desmontar a la teoría.

  • Si hablamos de un nicho como el de un colectivo desfavorecido, con discriminación cultural y del que apenas se habla, la utilidad de darle visibilidad con una obra así es innegable a nivel cultural.
  • A nivel de repercusión para la autora, que ya cuenta con un respaldo, puede suponer un gran apoyo por la innovación y la defensa de una buena causa social.
  • A nivel de económico, sus seguidores en busca de algo nuevo podrán verse satisfechos, aquellos que no la conozcan podrán empezar a hacerlo, y las personas pertenecientes al nicho de la obra pueden verse apoyadas y fidelizarse con la autora.

 

Así pues, como suele pasar, no se trata de acceder a un nicho de gran valor económico para el autor, sino de un nicho que le posicione en todos los dos aspectos, tanto a nivel económico, como social.

Victoria Francés, que cuenta con una imagen pública acorde a su propuesta de lectura, se ha ganado un hueco como una de las pocas autoras españolas en tratar esta temática desde la ilustración, colocándola en el panorama nacional como una autora innovadora y socialmente comprometida con causas humanitarias.

Recent Posts

Dejar un comentario

¡Pide por tu boca!

¿Dudas? ¿Más información? Necesitas afrontar tu proyecto pero necesitas un impulso, ¡eso se puede solucionar escribiendo aquí! :)