¿Qué es el “personal branding”?

Seguro que ya has escuchado, más de una vez, hablar del “personal branding” o “marca personal”. Pero, ¿de qué se trata? La expresión es bien conocida, pero, a la vez, poco conocida. Y es que se refiere a algo que no es nuevo e incluso siempre ha existido.

Mucha gente cree que el “personal branding”, o la gestión de la marca personal, es una fabricación y, tal vez, incluso superficial. Pero es todo lo contrario. El “personal branding” se dedica a resaltar lo que ya existe. Y, lejos de ser superficial, profundiza en la persona para sacar a la luz lo que realmente es: su esencia.

Cada persona tiene su “personal branding”

Cada uno de nosotros se distingue por su marca personal. Y esto es así desde el día de nuestro nacimiento. Esta marca es, simplemente, lo que la gente dice sobre nosotros cuando no estamos presentes. 

Es nuestra reputación profesional sumada a nuestra identidad. Cuando nos referimos al desarrollo de nuestra marca, estamos hablando de encontrar los mecanismos adecuados para resaltar lo que nos distingue. ¿Cuál de nuestras fortalezas, personal y profesionalmente, puede diferenciarnos? ¿Cómo podemos presentarlas y ganar credibilidad y legitimidad ante nuestros clientes?

Es cierto que la marca personal existe desde hace mucho tiempo, mucho antes de que se inventara la formulación, pero hoy en día se habla de ella más que nunca. ¿Por qué?

Hoy en día, las figuras públicas, especialmente las que están en política, a menudo dicen que si no definen claramente quiénes son, otros se encargarán de construir una reputación para ellos. Esta es una buena razón para preocuparse por tu marca.

¡Todos tenemos marca personal!

De hecho, incluso el individuo más discreto, el más invisible, desarrolla una reputación. Aquí hay dos razones más para entender la importancia del “personal branding”:

Transparencia

Hasta hace relativamente poco tiempo, cualquier empleado o empresario podía estar detrás de la pantalla de su ordenador, y realizar sus gestiones, independientemente de su reputación. Hoy en día, cualquiera tiene la capacidad de buscar en Internet, encontrarte y dar una impresión rápida al respecto de tu trabajo. Y esa impresión puede tener un impacto en la economía de tu empresa. Estamos en un mundo donde la frontera entre la vida pública y privada es extremadamente fina.

Facilidad de acceso a herramientas de comunicación

Hoy, con las redes sociales, todos pueden convertirse en su propio medio. Realmente no tenemos más remedio que ser proactivos si queremos influir en la forma en que queremos que las personas nos caractericen y describan.

Cualquier empresario, artista, creador o persona que quiera avanzar en la vida pública, necesita poner en primer plano su experiencia, credibilidad y legitimidad para encontrar nuevos clientes o atraer nuevos talentos a su organización, o a su vida. 

La clave del buen “personal branding”

Los días en los que solo importaba el prestigio de una empresa quedaron atrás. La gente quiere ponerle rostro a una organización. Pero, ¿cuál es el objetivo del “personal branding”?

En primer lugar, y este es el punto más importante, el objetivo de desarrollar tu marca personal no es convertirte en una estrella y ser conocido por todos. El objetivo es ser conocido por las personas adecuadas. Por lo tanto, debes hacerte las preguntas correctas desde el principio, comenzando por esta:

 ¿Quién debería saber que existo?

Esta pregunta es crucial, porque no podemos complacer a todos. Una marca personal debe poder expresarse ante diferentes públicos. Por ejemplo, un director ejecutivo, es posible que deba estar presente en las comunidades empresariales y en contacto con los líderes empresariales locales. ¿Cómo los conoces y dónde? ¿Por teléfono, en una hora feliz, en eventos públicos? ¿Cómo muestras tu presencia, qué huella dejas? ¿Qué opiniones tienes y qué piensa la gente de ti después de verte y escucharte?

Trabajar en tu marca personal no es un fin en sí mismo. Es una forma de llegar a otra cosa. Puede ser una herramienta de desarrollo profesional para quienes acaban de comenzar, o para mantener lo logrado hasta el momento. Y ahí llegamos al concepto más amplio de “employer branding” o “marca empleadora”. Se preocupa por preservar la cultura y el “branding” de una empresa en términos de recursos humanos. Recuerda siempre que una marca empleadora es la suma de las marcas personales de todos los empleados que integran la organización. 

Esta es una descripción general sobre algo que despierta un interés creciente, porque vivimos en sociedad, en un momento en el que las reputaciones se hacen o deshacen a partir de impresiones, interpretaciones. Siempre es frustrante ser malinterpretado, pero qué alegría saber que la gente realmente ha entendido quién eres realmente y qué puedes hacer por ellos. Y tú, ¿sabes cómo te percibe la gente?

Dejar un Comentario

¡Pide por tu boca!

¿Dudas? ¿Más información? Necesitas afrontar tu proyecto pero necesitas un impulso, ¡eso se puede solucionar escribiendo aquí! :)

Send this to a friend